GENTE DE LA CALLE

GENTE DE LA CALLE

No se como se llama, a veces en la caminata matinal al trabajo lo veo durmiendo en un banco de la calle.

Ignoro todo de él, hoy día me detuve y lo fotografié, los rayos matinales lo calentaban y parecía dormir plácidamente, con una gran paz interior, con casi una sonrisa.

¿Tendría sueños de familia, de recuerdos de amores lejanos en el tiempo y el espacio,  de buenos momentos pasados cuando era parte de la sociedad?. ¿O es que nunca lo fue?.

Soñaba tal vez, en un mundo donde nadie podría dormir tranquilo si un semejante no tenía lo mínimo para vivir, donde nadie podría comer en paz con su alma si otro tuviera hambre y desamparo, donde todos eran uno y uno todos, donde  nadie estaría solo y todo sería solidaridad.

Seguí  mi caminata entre los jóvenes aspirantes a bailarines de ballet que se ejercitaban  en los bancos de la plaza y sus prados, algunas personas me saludaban gentiles, la mañana era bella y placentera a los sentidos, un  nuevo día primaveral se anunciaba  y él tarde o temprano despertaría de su hermoso sueño.

El nos soñó a todos cuando nosotros ya no soñábamos.

pla1.jpg

Y sin embargo esta noche pienso en él, en ese banco, en esa calle asoleada y en esa plaza acogedora que a estas horas, la una de la madrugada, ya no tiene los tibios rayos de sol.

¿Soñará él esta noche?

¿O mañana solo será un sueño?

¿Y nosotros?

Nosotros ¿que seremos?

 

 

 

Anuncios

6 Respuestas a “GENTE DE LA CALLE

  1. Complicado el tema de la gente de la calle, familias sin los recursos emocionales y económicos para ayudar a uno de sus miembros que se desorienta.
    Hay veces que ni siquiera es por falta de dinero, lo dejan ir por cansancio y muchas veces por propia seguridad, después de haber intentado todo para ayudarlo a rehabilitarse de algún vicio o problema mental.
    No culpo a esas familias, quizás, dentro de su “locura”, la gente de la calle se siente más tranquila estando allí, en su miserable independencia, que viviendo con unas personas a las que hace daño y a las que de alguna u otra forma tiene que responder.
    Mi experiencia al tratar de acercarme a uno de ellos que era conocido en el centro, en el sector de Merced, un señor que andaba con un carrito de supermercado y usaba falda, fue mala, traté de entregarle un vaso de chocolate caliente, en pleno invierno y casi me pegó, se enfureció gritando que lo querían envenenar. Me entristecí mucho porque se estaba perdiendo la oportunidad de tomar algo para el frío.
    Otras veces me fue mejor al acercarme, pero desde el auto, a un señor que dormía en Costanera donde ahora construyen un mall, creo que lograron llevárselo de allí. También me producía tristeza no pasar más seguido y no haber hecho más, teniendo, pasar y dejarle algo, para después llegar a mi casa con todas las comodidades, pensaba mucho en eso.

  2. Melodía

    Cierto que muchas veces los hombres y mujeres de la calle son imprevisibles en sus reacciones, con sus mentes destruidas por el alcohol y la derrota, terminamos rehuyéndolos con algún temor , ora son muy amigos de uno ora sin razón se vuelven agresivos e irracionales.

    Recuerdo que una vez, un día de lluvia había un conocido y gentil borrachito durmiendo mojado entero en la calle, tirado en el suelo. Nosotros almas caritativas lo secamos y le dimos café.

    Cuento corto, finalmente apreció un joven acompañado de una hermosa niña en un pequeño auto nuevísimo y lo llevaron a una casa del hogar de Cristo, no les importó ensuciar el auto con el hombre de la calle y nos fuimos todos felices de haber hecho algo bueno a casa creyendonos merecedores al paraiso eterno…puchas que somos buenos oh!!!

    A los días encontré al joven que con aspecto estresado caminaba raudo en la misma calle, le pregunté como le había ido en el hogar de Cristo, me contó que:

    “… Su amigo se negó rotundamente a entrar ….”.

    El joven en cuestión es hoy en día el vocero de la fiscalía norte de Santiago centro, aparece a menudo en la TV y las cámaras lo persiguen, cada vez que nos divisamos, de vez en cuando de cuando en vez, nos saludamos con cierta alegría y complicidad alzando las manos.

    Gracias a la vida que nos da tanto

  3. Encontré este buen texto en A.I.
    ————————————————————————
    Diciembre 2, 2006 en 12:50 pm
    A fines de los años 80 y principios de los noventa en fase con la caída de los marxismos leninismos europeos, en Europa se popularizó la teoría del caos, la noción de complejidad y de incertidumbre cuyo máximo se produjo con la aparición del libro de divulgación: “El fin de la certidumbres” de Ilya Prigoginne, científico ruso belga premio Nóbel por sus trabajos en termodinámica de los gases: teoría del caos, entropía, etc.
    El libro se vendió “como pan caliente “desde el primer día en decenas o centenares de miles de copias. Se acaban las certidumbres y tal vez la ciencia también. No había una tal máquina del tiempo, no relojes solo nubes, Dios no estaba en ninguna parte y de estar al parecer si jugaba y bastante a los dados.
    En esos tiempos el periodista y ensayista liberal francés Guy Sorman , a pesar de de la euforia de los triunfos de las sociedades libres con sus promesas de crecimiento ilimitado prosperidad para todos, planteó una inquietud:
    Durante toda la historia humana los desposeídos, los pobres, los menos pobres y más clase media han acatado las reglas de convivencia civilizada porque desde arriba, de la ciencia, la intelectualidad el poder en suma , se aceptaba de diferentes formas la presencia de un Dios que después de la vida terrenal sabría compensar las lágrimas del valle de la vida. Or la situación era que ahora desde “arriba” se deducía la inexistencia de Dios y Guy Sorman liberal se preguntaba porque los perdedores habrían de acatar las reglas de la sociedad si no habían promesas de una vida en espíritu y sin carne. Era pues un desafío sin precedentes para civilización humana occidental
    Juan Pablo II por su parte machacaba y machacó solitariamente en occidente hasta el último momento de su vida contra el liberalismo avalórico sin Dios ni ley, con miseria, desigualdad y exclusiones variadas.
    La vida no es justa y no tiene porque serlo nos certificaban algunos liberales
    El tiempo ha pasado y las promesas de la libertad generalizada en occidente no se han cumplido para todos, al menos no con la extensión la profundidad ni la rapidez soñada, los pobres parecen irritados y cansados de esperar, han surgido otras siniestras apocalípticas amenazas y los muertos ideológicos en América Latina parecen resucitar, los fantasmas de la oscridad nos asechan, incertidumbres sobre incertidumbres se acumulan sobre una plataforma tecnológica infinitamente más sólida.
    Patas de lana
    Sin embargo, ¿quien podría preveerlo?, desde algunas partes de las cumbres intelectuales renace la presencia de ese algo que no sabemos y es que al parecer los fundamentos de la incertidumbres avasalladoras averiguadas y constatadas están jugando por el partido de Dios, tal es nuestra ignorancia e indefensión.
    Ratzinger con su genial inteligencia lo sabía desde antes y lucha por hacer acatar los intelectuales de las ciencias la existencia de una real dimensión de lo espiritual.
    Y arriba otra vez Sísifo. A empujar por la libertad, la igualdad, la fraternidad y Dios, tu puedes!, podemos!…podemos?
    Así veo yo las cosas S.E.U.O.
    Guillermo Guerrero Rodríguez

  4. Melodía
    Gracias por citarme, me da un poco de vergüenza autorferirme y por otro lado es muy bueno que me recuerdes lo que he dicho y leo el texto con el temor de haber dicho cosas que tal vez no sean coherentes con otras dichas posteriormente por mi mismo.
    Aparentemente y en el marco de mis eternos auto cuestionamientos nacidos del debate, algunas lecturas y la realidad que sigue latiendo al compás de lo cotidiano, no salgo demasiado mal parado.
    Tal vez lo que ha cambiado a la fecha el énfasis que pienso se debe dar a la colaboración y la necesidad cada vez más evidente de considerar el aporte religioso, esto porque finalmente el mensaje de Cristo sigue siendo válido y validado por lo vivido después de dos mil años.
    Hay muchos misterios para los que no tenemos respuestas certeras.
    Gracias Melodía como siempre tú tan gentil
    Un abrazo.

  5. HORACIO TORRES

    Acá en BARRANQUILLA COLOMBIA a la gente de la calle, le han colocado un nombre, que noes calificativo e sun descalificativo “INDIGENTES – DESECHABLES” Dios perdone y tenga misericordia de esas personas que tratan asi a los seres humanos habitantes de las Calles.
    Este año decidi dedicarme a la creacion de un centro de rehabilitacion del Habitante de la CAlle no se como lo voy hacer, solo se que Dios está conmigo y con El todo es posible. Cada uno de nostros en el lugar donde estemos simepre debemos pensar en aportar un granito de arena para contribuir a que estas personas reencausen su vida y sean utiles a la sociedad

  6. No puedes fallar tieneS al “el Jefe” de tú parte.

    Vas a necesitar recursos, tal vez en Colombia hay algún ministerio que pueda financiarte. En Chile las municipalidades apoyan la creación de ONG (Organización No Gubernamental) con fines benéficos.

    Conozco en Chile el caso de una persona que creo una ONG para ayudar ancianos, el estado la financia con un aporte de 160 mil pesos (340 dólares EEUU) mensuales por anciano.

    Otra alternativa es que convenzas a alguna empresa u organización empresarial, la que podría tener facilidades impositivas para esos proyectos

    No es nada fácil pero nunca es imposible si el proyecto convence

    Buena suerte!!!

    GRAZNIDO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s