VIA CRUCIS UN AÑO DESPUÉS

lluzazul3.jpg

Como se pasa la vida como se viene la muerte tan callando, hace un año el 2007 todos se habían ido , norte chico un funeral de alguien muy querido, como la semana santa es flexible eran comienzos de Abril.

Solo en casa unos rollitos japoneses incomibles para mi y una botella de tinto, los rollitos incomibles para el Bota mi fiel gato, que cuando de comer nunca se niega, los devoró, el tinto yo pareja perfecta, en aquellos tiempos yo bebía demás.

Y cada vez que bebía demás me arrojaba a la piscina sin ropa alguna y esa vez lo hice otra vez.

Ya en el agua llamé por teléfono a varias personas para contarle, rato largo en el agua, la ducha, más alcohol ya casi oscuro, una buena caminata, a las calles del vecindario.

En la esquina ya caminando en la vereda del frente una joven mujer muy delgada me mira sonriente, yo me extraño y sigo caminando en paralelo hasta que me decido a cruzar, lo hago y ella hace lo mismo me mira otra vez sonriente y quedamos pues separados de la calle otra vez, camina rápido y mira hacia atrás, de pronto se detiene, un grupo de personas: el vía crucis del barrio, finito con las esperanzas de sexo ilegal y adultero en semana santa. 

luces21.jpg

Me integro pues a la procesión pensando que no estaría mal participar en el vía crucis, la mujer delgada y sonriente me mira de vez en cuando desde la gente pero no se acerca, algo me dice que no lo intente. Cargo antorchas luces y de todo lo que se pueda buenamente cargar, canto con grandes voces todo lo que se debe cantar, al llegar a la iglesia un par de borrachos molesta la procesión y yo los espanto, un poco de espanto también entre la gente por mi gratuita y leal protección.

En al iglesia la mujer delgada sonriente me mira una vez más, el sacerdote me desagrada profundamente, la vi acercarse y sentarse con un par de personas de edad muy humildes y se quedó con ellas.

A la salida la ví acompañar a esas personas tan humildes y ancianas, de vuelta a casa compré más alcohol y me dije que alguna vez escribiría lo que pasó… ¿y que pasó? … al domingo siguiente la encontré en un supermercado vecino, me sonrió otra vez desde su apurada lejanía. Nunca más la he visto.

Este año 2008, las cosas fueron diferentes, estaba yo muy resfriado , con fiebre pero sobrio, fui tras la procesión al mismo lugar que el año pasado un poco más creyente y totalmente sobrio, con ganas de ser uno más del grupo, quizás volvería a ver a esa mujer que caminaba tan rápido y tanto me sonreía.

No había nadie ni nada, o la procesión ya se había ido o nunca estuvo allí, caminé un rato tratando de interceptarla, pero el resfrío me impidió continuar, volví a la cama.

 Tal vez el próximo año me embriague y logre encontrar la procesión del Vía Crucis tecladocruz.jpg

 

Anuncios

8 Respuestas a “VIA CRUCIS UN AÑO DESPUÉS

  1. Querida Andrea

    Tomé prestada la música de tu blog

    “Be still my soul”,

    La encuentro mágica y supuse que no te importaría.

    Yo sé que en estos días estas muy ocupada, pero apenas puedas me gustaría que pudieras arreglar esta entrada…

  2. Guillermo
    En efecto , en estos dias he estado muy ocupada, pero más que eso, he estado centrada en una situación que colma mi vida.

    Estoy muy cansada, semana santa ha sido un largo peregrinar y “hacer”, pero por sobre todo ha sido un momento de renovar el “ser”, cosa dificil en estos tiempos.

    Ya he arreglado todas tus entradas.

    Cariños
    Andrea

  3. Querida Andrea

    Gracias por tu ayuda en textos que sé no compartes en su contenido, esa tolerancia y respeto son tu marca registrada que no termina de maravillarme.

    Saludos y muchas gracias otra vez.

    Guillermo

  4. El texto es muy honesto, muy abierto y se agradece la transparencia.
    Pero te conozco y el próximo Via Crucis será similar a éste.
    Ahora esa mujer fue el simple anhelo superior para que llegaras a lo que El quería. Los caminos de Dios son inescrutables. Y los instrumentos que usa, también.

    Cariños

  5. Andrea

    Grande es tú optimismo, tú esperanza es dura.

    La evanescente mujer nunca más la ví y si fue como tú lo dices fue una muy habil jugada pero que me dejó una sensación de incompletitud.

  6. Corriendo:
    Tengo respuesta para tus dos comentarios. Las daré cuando vuelva a casa, ahora el deber me llama.

    Aquí, Andrea reportándose

  7. Hablas de “incomplitud”. Ciertamente que lo contrario es el “complemento” o “complementariedad” pero creo que está tratado en su sentido más ambiguo y por tanto anulas a la “persona” cuyo sentido final es “ser”, en si mismo “ser”.
    En este caso concreto, la mujer sólo reviste un carácter secundario dentro del fondo temático, es en efecto, gracias a ella que vives el Via Crucis y no “por ” ella ni “con” ella.
    Si el sentido dado al camino de la cruz tiene un afán interesado, una razón individual el mensaje no ha llegado y ni 1000 via Crucis lo harán. Una vez en el camino la mujer pierde el vigor anhelado pues el sentido de lo que Dios quería era otro.
    Esta mujer para ti significó un “completar” pero te pregunto ¿Acaso Dios no te estaba diciendo que buscases en El ese complemento en Su cruz, en un momento particular y delicado de tu vida?
    Estimo que sin querer ella fue un medio para alcanzar un fin superior, sólo eso.

    Por otro lado, tener recuerdos así son pequeños regalitos, que un año después permanecen imborrables. Debías vivir “ese” Via Crucis, no otro.

    Te dejo esta reflexión:
    ” Cuando permitimos a nuestra memoria
    y a nuestra imaginación
    llenar nuestros corazones,
    queda muy poco o ningún lugar
    para Dios.

    Hasta que aprendamos
    a olvidar y desechar
    las exigencias de nuestras pasiones,
    y a disciplinar nuestra memoria
    y nuestra imaginación,
    nuestros corazones estarán destinados
    a encontrarse siempre alborotados,
    nuestras almas no gozarán de paz.

    Pero cuando aprendamos cómo olvidar,
    no habrá nada en nuestras vidas que pueda turbarnos,
    nada que agite nuestras pasiones,
    nada que confunda nuestros corazones,

    Después de todo,
    nuestros corazones no son atraídos
    hacia aquello que no ven.

    Piensa en cómo tus recuerdos te afectan.

    Algunos producen miedo y aprensión,
    irritación o simple contrariedad.

    Otros convocan el gozo
    o realimentan el deseo.

    Ninguno de ellos deja nuestro corazón intacto,
    nuestras almas inalteradas.

    Todos ellos
    nublan nuestra visión
    del Dios
    al que deseamos ascender”

    San Juan de la Cruz.

  8. Andrea

    Es cierto yo llevaba en mí mi propio vía crucis y no estaba conciente.

    Respecto al poema de SJ de la Cruz, en efecto ese tema o similar lo he reflexionado mucho este último tiempo, claro desde otro punto de vista se llama la importancia del ahora, estoy leyendo un libro al respecto poco a poco:

    “El poder del ahora”, de E. Tolle… nada facil lograrlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s