¿ADONDE VAS? / ningucuento

Ayer no más estaba fotografiando el candelabro etrusco. Hoy cuando nos vimos en la fila, ambos quedamos  mirándonos un instante pensando y nos recordamos, yo de tí tú de mí, lo que no dejó de sorprenderme gratamente. Aquella vez por algún motivo que olvidé no tenía el auto  y después de un  desagradable incidente con aquel chofer de autobus amarillo me senté a tu lado, venía de un almuerzo de negocios y como tal regado con alcoholes diversos, “chispeado”. Recuerdas que la conversación fue espontanea y corrió como agua en el  río, eras lo que se llama estupenda, una artista,  hija de artista suicidado. Recuerdas que  me mostraste las informaciones de prensa que llevabas en la cartera, escultora, venías desde el Museo de Bellas Artes por  un trámite relacionado con tu padre. Recuerdas que  terminaste por invitarme a boca de jarro al bingo nocturno del Sábado en la casa de los artistas. Recuerdas que  juré que iría. Debes recordar que llegué un poco despistado, todo el mundo se preguntaba de donde había salido yo, el único extraño en medio de ellos los artistas y artesanos. Recuerdas que tú junto a tu pareja y todos los demás   tomaban como cosacos, que me presentabas a diestra y siniestra. Recuerdas que en el Bingo gané el premio mayor: el candelabro Etrusco y otros dos premios menores lo que provocó grandes y alegres protestas. Recuerdas que se pasó la noche entre fierritos, conversaciones y algarabía. Recuerdas que tú habías bebido tanto que al momento de irme llorabas a mares sin otro motivo que las penas resucitadas por el alcohol. Recuerdas que  estabas acurrucada a los pies de tú pareja que dormía el trago en una silla. Recuerdas que me despedí acariciando  tu pelo con un dejo de pena. Sigues estupenda con algunos años más, alta entre las mujeres, pelo largo rubio, solo que ahora vestías un buzo, nada de minifalda, que no quieres saber de ese otro artista entonces pareja tuya y que te vas a casar con otro… pero en un tiempo más, que ya tienes tres hijos, que tienes en estos días que retirar las esculturas de la casa de los artistas que ya no funciona, que ahora  haces clases,  agregaste coqueta que también haces masajes. Nos despedimos como grandes amigos. Va la vida va, lentamente mirando vitrinas desapareciste en la multitud.  Va la vida va. Lo  menos que merecías es que te invitará un café, pero no lo hice. Va la vida va. ¿Dónde  va?


VER ADEMAS: RELACIONADOS DE AMOR Y POESÍA

Anuncios

2 Respuestas a “¿ADONDE VAS? / ningucuento

  1. Va la vida va… en este texto, llena de poesía… de miradas, de vida… Lo felicito don Guillermo por este texto… Muchas veces el destino hace que nuestra vida vaya más rápido de lo que nuestra conciencia espera, muchas veces el destino se esmera en impedir que quizá esa bella “amiga” sea nuestra, muchas veces el destino hace que nos vayamos sin ese café… Me gusta mucho este estilo poético suyo de escritura… Muchos saludos don Guillermo.

  2. Ud siempre tan gentil Don Chester, va la vida va. Cuantos cafés cuantas amistades cuantos adioses.

    Un cientifico decía que en un café con leche se podía ver la historia del universo, por eso siempre pido un cortado.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s