Amor negociado / ningucuento

Nuestras amigas nos dicen que yo debería casarme contigo,  vivir en una casa de dos pisos, proveer además un buen auto para ti y gran piscina para que se bañen ellas.

 Yo  pregunto a ellas que en tal caso cual sería tú aporte a nuestra vida en común y tú mirándome directo a los ojos imponiendo avasalladora tu belleza y rampante juventud de niña mujer respondes: ¡YO!, un ¡YO! que me desafía y me trata de cobarde.

 Es algo que hay que pensar c-u-i-d-a-d-o-s-a-m-e-n-t-e,  por una parte obviamente una persona como tú vale mucho más que el precio propuesto,  el solo hecho que leas a Rimbaud, que  ejecutes al piano Para Elisa, que escuches a Epica y Nightwish, la forma como pones la cabeza en mi hombro inesperadamente dejándome lelo, hacen de ti un tesoro invaluable, sin hablar de tu pelo rojo natural y claro,  de ser posible sería en principio un muy buen negocio para mí,  sin embargo hay que ser realista, con mi carácter de los mil demonios y otras consideraciones ligadas a los evidentes desfases   temporales,  al poco tiempo dados tu belleza y atractivo,  sin mencionar   tu ímpetu  imparable casi maléfico sin igual,  me pondrías cuernos masivamente mañana, tarde y noche todos los días del año.

 De cualquier forma no tengo de adonde sacar recursos legalmente para disponer de tales activos y ponerlos a tus pies, a menos claro está que decida empaquetar mis deudas en un instrumento financiero derivado evaluable según algoritmo salido de la física cuántica y venderlo en Wall Street lo que  hoy en día  aparece económicamente  poco viable y moralmente muy reprochable

Concluyo pues que deberás amarme solo por mí esencia,  resignarte al pan y a la cebolla, a mi  impredecible  carácter y a mis irreductibles  manías de viejo de mierda. Asunto no del todo inviable para ti, que deberías considerar con atención ya que estimo ser el único que sabe lo que eres y te puede salvar del abismo temprano, cosa en la que me empeño.

 Sin lo cual entre nosotros todo terminará de muerte natural, lo que indudablemente me llevará a  un estado de tristeza reflexiva Shopenhaueriana  pero siempre agradecido de la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s