SOLILOQUIO 4

El tiempo pasa, ninguna novedad,  a veces creemos que nunca pasará, que no podremos continuar, nunca alejar ese sentimiento, que nos desgarramos, que la vida no tiene sentido sin esa presencia y sin embargo todo comienza a diluirse, tratamos de remeter ese amor, de aferrarnos a los maravillosos momentos pensando, tratamos de no olvidar de no perder ese tiempo, pero aparece la vida, la dinámica de los hechos que uno tras otros van tejiendo la red de otros momentos totalmente diferentes pero tan bellos como aquellos que se pierden en los días las semanas y los años que alguna fueron todo y más que todo, el aire que respirábamos, el corazón ya no late al compras aquel, ya no espera, el deseo ya no te hace soñar, no pasa nada, no pasó nada, solo fue un sueño de solo uno por otro, la pregunta queda, la respuesta ya no importa, de cualquier manera fueron momentos grandiosos y no resta más que agradecer haber tenido la capacidad de vivirlo con tan poco, con casi nada, el clavel, la rosa, nacen mueren y otros vendrán y vienen cada primavera , hay muchas primaveras, muchos inviernos, veranos y otoños, muchos, vienen y se van al compás del amor, todos lo amores, todos, todos los inviernos todas las primaveras, todos amores, hasta que un día el corazón deje de latir, entonces quiero creerlo el último latido será con amor, no podemos dejar de amar, siempre habrá un amor, alguien por quien  ser, estar, a veces los amores re aparecen en el momento menos pensado y vuelven a partir en el tráfago, como cometas nos traen el recuerdo pálido de lo que fue, lo que no pudo ser, lo que   apenas fue o solo fue en tus sueños locos, maravillosas locuras, todos los poetas, todas las novelas, todos, todas las canciones son de amor, las vidas también, la noche deviene amanecer en otra esperanza, otra locura me aguarda la otra esquina y en la otra, en la otra mi corazón ya lo sabe y poco importa si otra vez el desamor y el olvido, así somos, como decía Vinicius de repente nunca más sentiremos pero hoy la vida nace inmensamente, pues para eso fuimos hechos, para recordar y ser recordados, como en el mundo de Sofía, nos conocemos, pasamos un ratito juntos y luego tan sin sentido como nos juntamos nos separamos para no volver a encontrarnos nunca más, tal vez una canción,  un lugar, unas palabras por otro u otra dichas, un amanecer, una flor, un libro, pero nada más una brisa, es el tiempo, la ecuación indeterminada del caos de nuestras vidas, el aleteo de la mariposa, lo que no se debería hacer pero se hace, de nada vale aguardar nada, nada hacer,  porque la nada se mueve, donde quiera que estés y trae el regalo de un amor, un nuevo diferente, desafiante, desconcertante amor para quien merece amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s