caminata matinal después de noche lluviosa

lluvia

Caminando por una hermosa avenida después de una noche de lluvia me di cuenta que al final  se alzaba majestuosa y alucinantemente bella la cordillera de los Andes, blanca de nieves en las cimas que nunca he subido  se dibujaba precisa en el cielo,  matizándose casi  hasta media altura  la blancura se asomaba en  las primeras edificaciones de la especie.

 Un aire  fresco invierno calmo me acogía, entre los árboles que asomaban de las casas y aquellos que cuidados crecen en la vereda noté una gran variedad verde de la que yo caminante solitario era un alma más en perfecta armonía. La paz me embriagaba, de pronto me dije que era feliz y que llegado este momento algo me abandonaba, no supe bien  lo que se alejaba, no había en mí ambición alguna, ni sueños, ni ansias de sexo y amor, solo caminaba fijada en paz la mirada en la majestuosa  naturaleza que no me era hostil. Caminaba en levedad, levedad de ansias, levedad de luchas pasadas y amores latentes, de amenazas futuras.

 En el kiosco de la esquina  dos hombres mayores conversando luchaban contra la soledad, otro miraba los titulares de la prensa. Una gota cayó imprevista, apuré el paso, la lluvia volvía.

paseo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s