EN EL MUSEO

En el Museo Nacional de Bellas Artes, hace mucho tiempo conocí una profesora de enseñanza básica que se desempeñaba en una escuelita de San Antonio. Se estableció entre nosotros una relación algo aburrida según ella me confesó después, a pesar de lo cual nos besamos en el Parque Forestal, en el cerro Cerro San Cristóbal y en el cerro Cerro Santa Lucía en el centro de Santiago. Tenía en el puerto de San Antonio, en la escuelita de marras según me dijo, un corderito blanco como la nieve de hermosos ojos, el que a la postre, prosaicamente y sin piedad fue comido por ella misma y sus colegas. Situación que colmó el vaso de la tolerancia, con el tiempo no nos vimos más.

Todo era poesía entonces, todo era arte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s