Solo el amor

Cuando éramos libres yo disponía de un pequeño trabajo en Paris, tenias los ojos negros, una boca de maravilla y un cuerpo sensacional y como me amabas oh Dios, poco salíamos del departamento cerca del metro, solo lo elemental une baguette s’il vous plait y algo para comer, un día salimos, la anciana dama francesa que nos arrendaba el departamento me dijo  al pasar que yo era un buen señor de interieur, fuimos  al Palais des Congres gran espectáculo gran.

Nunca más volvimos y por más que pasa el tiempo más lejos parece

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s