MI STEPHEN HAWKING

 

hawkingarticle

La vida, ese transcurrir entre dos túmulos como lo dijo Vinicius unidos por múltiples bifurcaciones en el jardín de la vida (Borges), me llevó una mañana parisina a una librería tal vez en el Drugstore de Montparnasse, un año del que no quiero acordarme.

Allí vi un libro marcado por una vistosa cinta roja “Nouveau”, se trataba de la famosa “Une brève histoire du temps, subtitulada “Du Big Bang aux trous noirs” (Una breve Historia del tiempo, desde Big Bang a los Agujeros Negros). ¡Escrita por un científico del que jamás había escuchado hablar… en silla de ruedas!… Stephen Hawking.

En esos tiempos viajaba a menudo entre Burdeos y Paris, yo había pedido viajar en TGV en lugar del fatídico avión. Me bastaron dos viajes Paris-Burdeos para completar su lectura. Ese día al llegar a la Reunión con mis jefes en Paris no pude contenerme y les conté de la tremenda impresión y alegría que me provocó terminar el libro, libro difícil. “Cuando terminaste el libro seguro que “tu lui a filé une baffe a ton copain de voyage” (Le pegaste una bofetada al pasajero más cercano)” me dijo uno de ellos. Conversamos un momento el hecho que Hawking afirmaba que Dios de existir habría creado el universo con algunas leyes, que sin embargo una vez creadas tales leyes Dios no intervino nunca más. “Se trataría entonces de una trayectoria balística (no guiada)” acotó otro. Finalmente Hawking dijo que si la humanidad (él lo creía) encontrara en los próximos años la teoría del todo (la teoría en que un solo modelo explicaría desde las sub partículas atómicas (mecánica cuántica) hasta lo cosmológico (relatividad)). Si eso sucedía la humanidad habría cumplido con el mayor logro: “Saber lo que Dios pensó al crear el universo”… no hubo comentarios, tal vez un silencio lleno de esperanzas…

Trece años después apareció otro libro de S Hawking “El universo en una cascara de nuez”, lo compré en Santiago de Chile antes de viajar a la ciudad de Antofagasta en el Norte de Chile, esta vez en español y con hermosos gráficos. Hawking reconocía que éramos más complejos y menos profundos en nuestras sociedades, no se había encontrado la teoría del todo, Dios se alejaba, en alguna declaración a la prensa confirmó que era ateo. El libro era también monumental de divulgación científica e introducía las nociones de complejidad descubiertas en el siglo XX, el teorema de incertidumbre de Heissenberg, la teoría del caos y el teorema de incompletitud de Goedel. La incertidumbre era entonces ya parte de la ciencia.

Por supuesto que el contenido del libro a medida que lo leía se lo comenté extenuantemente a mi amigo Pepe de Antofagasta… esto porque en algún momento tuve la sensación de que al aceptar las complejas teorías de Hawking estaba haciendo un acto de fé, lo que alegraba considerablemente a mi amigo  … era Schoenstat.

Otros diez años después, ya no recuerdo con precisión, viviendo donde ahora vivo sin viajes, apareció “El gran diseño” de Stephen Hawking y Leonard Mlodinow, otro libro excepcional. Esta vez partía afirmando que la filosofía había fracasado en la búsqueda del ser y que era la física la que la llevaba.

Planteaba una serie de teorías para mí revolucionarias entre otras:

  • En el principio (Bang Bang) no existió el tiempo había en efecto 4 dimensiones todas espaciales
  • Que más allá (antes) del Big Bang no procedía preocuparse ya que no había tiempo…
  • Que la teoría de las cuerdas (Teoría M) era la candidata privilegiada para llegar a explicarse el origen del universo y su evolución.

Finalmente Hawking nos detalla porqué existiendo la ley de gravedad se hace posible la generación espontánea del universo, Dios ya no era necesario para explicar la creación.

Han pasado pues muchos años, hace dos días Stephen Hawking falleció en Londres, fue en realidad una compañía de casi toda mi vida productiva llena de ímpetus, los años como dice el tango han plateado  mis cienes y toda mi cabeza.

Llegado a este punto es honesto concluir que me he quedado sin Dios y sin Hawking

Creo además muy probable que en algún momento del futuro volveré aceptar la idea de un Dios o a creer en Dios, en esas circunstancias Stephen Hawking no será para mí necesario

GRAZNIDO

ZZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s